Conejo al ajillo

Las mejores recetas de conejo al ajillo

Conejo al ajillo con un toque de naranja

Conejo al ajillo con un toque de naranja

El conejo al ajillo es un plato típico de nuestra gastronomía, pero no es necesario hacerlo siempre de la misma forma. Con esta receta de conejo al ajillo quiero darle una vuelta al plato y cambiar el sabor tradicional por uno más cítrico, el de la naranja.

Los cítricos y la carne siempre ha sido un buen maridaje, por lo que no desentonará en absoluto. Yo lo hago al horno, porqué el lo que mejor y más fácil me resulta, pero también lo podéis hacerlo en una cazuela al fuego.

Podemos acompañar nuestro plato de conejo con un vino tinto, mejor si es reserva.

Número de raciones que nos salen con los ingredientes marcados: 6

Estos son los ingredientes necesarios para elaborar el conejo al ajillo con un toque de naranja:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 dientes de ajo enteros
  • 1 cucharadita de sal (más o menos)
  • 125 ml de zumo de naranja concentrado
  • 1 kilo y medio de conejo cortados en 6 trozos
  • 2 cebollas rojas cortadas en láminas finas
  • 125 ml de zumo de limón
  • Unos ramilletes de tomillo fresco para decorar

Así preparo yo el conejo:

Lo primero que hago es mezclar con la batidora de mano el aceite de oliva virgen, los 4 dientes de ajo, la sal y el zumo de naranja concentrado.

Una vez que ya tengo la salsa bien fina, meto los trozos de conejo en una bolsa de plástico de cierre zip con la salsa de naranja, y lo introduzco en el frigorífico durante 1 hora.

Esto sirve para que la carne del conejo se impregne de todos los sabores de la salsa. Es como un marinado.

15 minutos antes de que se cumpla la hora de marinado, precaliento el horno a 200 ºC con calor por los dos lados.

Saco el conejo de la bolsa y lo pongo en una fuente para horno, junto con el líquido del marinado, y lo introduzco en el horno para que se cocine durante 15 minutos.

Después de ese tiempo, bajo la temperatura del horno a 160 ºC y lo dejo 1 hora más.

Mientras tanto, pelo la cebolla roja en rodajas muy finas y las marino en un recipiente con el zumo de limón.

Para emplatar la receta, coloco una cama de cebolla roja marinada (sin el zumo de limón) y sobre ella el conejo. Añado la salsa restante que ha quedado en la fuente y decoro con unos ramilletes de tomillo fresco.

El resultado es un plato para chuparse los dedos.

Normalmente uso el conejo como 2º plato, y lo acompaño de unas verduras asadas o patatas fritas.