Conejo al ajillo

Las mejores recetas de conejo al ajillo

Conejo al ajillo con salsa de miel y mostaza

Conejo al ajillo con salsa de miel y mostaza

El conejo no es una carne que me entusiasme, en realidad me da pena comerme a un animalito tan adorable como el conejo. Puede ser porqué no crecí comiendo conejo en casa de mis padres, a ellos tampoco les gustaba del todo.

Pero el caso es que a mi marido sí, y por el es que hice esta receta de conejo al ajillo con salsa de miel y mostaza; y debo decir que nos chupamos los dedos de lo bueno que estaba.

Lo bueno del conejo es que es una carne barata, pero en realidad tiene poca carne, son casi todo huesos pequeños, y hay que coger varios muslos para llenarte. Si tampoco te gusta demasiado cocinar conejo, puedes hacer esta receta igualmente con pollo o pavo.

Así es como yo cociné el conejo.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 4 muslos de conejo grandes (o si son pequeños 6 u 8 muslos)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 dientes de ajo picados en láminas

Ingredientes para la salsa:

  • 1/2 litro de caldo de verduras
  • 1 cucharadita de salvia seca
  • 8 cucharaditas de mostaza de Dijon (o cualquier otra mostaza)
  • 2 cucharadas colmadas de miel (o más o menos, al gusto)
  • Sal, al gusto
  • Pimienta negra, al gusto

Preparación de la receta:

En primer lugar, precalentamos el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo; y preparamos una fuente amplia para horno en la que tiene que caber todo el conejo.

Para elaborar la salsa. Mezclamos en un bol todos los ingredientes de la salsa hasta que estén bien incorporados y con una textura suave. Probamos un poco y ajustamos la intensidad y el sazón si es necesario. Lo reservamos.

Con un cuchillo afilado, pinchamos suavemente los mulos y los sazonamos con sal y pimienta por un lado.

En una sartén grande o cazuela, calentamos el aceite a fuego fuerte, y entonces añadimos los muslos de conejo. Dejamos que se doren por todos los lados lo más uniformemente posible. Una vez dorados, los retiramos a una fuerte para horno.

En la misma sartén y con el mismo aceite, freímos el ajo en láminas hasta que esté dorado, pero con cuidado de no dejarlo más tiempo y que se queme. Deposita el ajo encima del conejo y, a continuación, vierte la salsa encima de todo.

Introduce la fuente en el horno y deja que se cocine durante 1 hora. A la media hora da la vuelta al conejo para que se haga bien por todos los lados.

Pasado ese tiempo, la salsa debería haberse reducido a la mitad. Apagamos el horno y lo dejamos que repose durante 5 minutos antes de servirlo. Al servirlo, le añadimos la sala por encima, acompañado de la guarnición que quieras.

Tiempo de elaboración: 1 hora y 10 minutos