Conejo al ajillo

Las mejores recetas de conejo al ajillo

Conejo al ajillo al horno

Conejo al ajillo al horno

El cocinado a baja temperatura en el horno permite romper las fibras duras del conejo y producir un resultado delicioso, una carne muy tierna por dentro, y muy crujiente por fuera.

Se puede hacer un majado también con el ajo, y todas las especias para untarlo directamente en el conejo, pero al ponerlo por encima se impregna de todos los sabores diferentes y el resultado es magnífico.

Podemos curar la carne ligeramente mezclando 3 cucharadas de sal gorda con 1 cucharada de azúcar. Frotamos la mezcla en todas las piezas del conejo y lo introducimos en el frigorífico durante toda la noche, al descubierto. Antes de empezar a cocinarlo, lavamos bien el conejo y lo secamos con papel de cocina. A continuación, seguimos los mismos pasos.

Si te sobra conejo, siempre puedes reutilizarlo y fierros. Puedes untar las piezas con mostaza de Dijon y luego empanarlo con pan rallado o panko, harina y huevo batido. Por último, sólo hay que freírlo durante unos minutos hasta que esté dorado.

También puedes utilizar la salsa del conejo y utilizarlo como base para un arroz, ese toque de especias le da otra dimensión de sabor.

INGREDIENTES

  • 1 conejo entero, cortado en 8 pedazos
  • 1 chalota, pelada
  • 10 dientes de ajo, enteros
  • 6 hojas de laurel
  • 8 clavos de olor
  • 8 vainas de anís estrellado
  • 16 las bayas de enebro
  • 6 vainas de cardamomo
  • 10 ramitas de tomillo
  • 4 ramitas de romero
  • Sal y pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 vaso de agua
  • 1/2 limón

INDICACIONES A SEGUIR

  1. Precalienta el horno a 150ºC. Lava el conejo con agua fría para deshacerte de la sangre que quede y sécalo con papel de cocina.
  2. En una cazuela apta para horno, ponemos los trozos de conejo, la chalota, los dientes de ajo, las hojas de laurel, el clavo, la pimienta, las vainas de anís estrellado, las bayas de enebro, las vainas de cardamomo, el tomillo, el romero y 1 cucharada de sal. Añadimos un buen chorro de aceite de oliva por encima y lo introducimos en el horno durante 15 minutos.
  3. Pasado ese tiempo, le añadimos otro chorrito de aceite y el vaso de agua. Volvemos a in traducirlo al horno durante otros 25 minutos, hasta que la carne esté tierna, pero no deshecha.
  4. Exprimimos medio limón encima y servimos el conejo en trozos con la salsa que ha quedado en el fondo. También podemos sutilizar los dientes de ajo y la chalota para acompañarlo.